Desde la asunción de Joe Biden a comienzos de 2021, el escenario internacional esperaba un cambio radical en el trato con Cuba, en particular un alejamiento de la mano dura de Donald Trump para con la isla. Sin embargo, durante más de un año, no se revirtió prácticamente ninguna medida del ex mandatario.

Esta continuación le valió al actual presidente una interesante cantidad de críticas por parte del ala progresista de su partido. Por lo tanto, la administración Biden decidió activar la operación retorno a la era de Barack Obama y anunciar un paquete de medidas de alivio.

En particular, se trata de una flexibilización de un conjunto de restricciones a Cuba, incluidos viajes desde y hacia la isla, así como remesas de dinero de familiares de residentes en ella, para las cuales se eliminará el tope de 1.000 dólares por trimestre.

“Con estas medidas pretendemos apoyar las aspiraciones de libertad y mayores oportunidades económicas de los cubanos" declaró Ned Price, vocero del departamento de Estado que comanda Antony Blinken

“Con estas medidas pretendemos apoyar las aspiraciones de libertad y mayores oportunidades económicas de los cubanos para que puedan llevar una vida exitosa en su hogar", aseguró Ned Price, vocero del departamento de Estado, en un comunicado.

Recordemos que la administración de Donald Trump fue muy dura con el régimen cubano y reafirmó esta tendencia a solo días de dejar su cargo. El 11 de enero del 2021, se anunció que el país centroamericano volvería a la lista de estados “patrocinadores de terrorismo”, en la que sigue hasta la actualidad.

En efecto, esta suerte de línea dura llevó al magnate a ser muy popular con los latinos de Florida. Para muestra un botón, en las elecciones del 2020, duplicó el margen de victoria obtenido en el 2016. Gran parte de esta ventaja se la debe a los cubanos en el estado, que votaron por él en un 56%.

A su vez, la clave estuvo en el condado de Miami Dade, el cual Biden se llevó por únicamente 7,4%. Esto puede parecer mucho, pero es necesario recordar que Hillary Clinton obtuvo un margen de 29% en el mismo condado, el cual es mayoritariamente cubano. 

Es por esto que algunos demócratas más moderados miran con preocupación estas “buenas migas” que Joe Biden quiere hacer con Cuba, dado que, muy posiblemente, haga que Florida se mueva todavía más al lado conservador.