Estados Unidos superó este martes los 600.000 fallecimientos por Covid-19, lo que lo convierte en el país con más contagios y muertes acumuladas a nivel mundial desde el inicio de la pandemia. Pese a estas cifras, la campaña de vacunación consiguió desacelerar el aumento de casos y los decesos diarios, alcanzando su punto más bajo desde marzo de 2020.

Si bien EE.UU. ya no es el epicentro de la pandemia, que se trasladó a India y Sudamérica, el país sigue liderando la trágica lista mundial, con 600.012 víctimas fatales, según la Universidad Johns Hopkins.

Las muertes alcanzaron su punto máximo a mediados de enero, cuando el promedio semanal de fallecidos fue casi de 3.300 por día, frente a una tasa de 1.100 solo dos meses antes. El promedio de siete días ha estado por debajo de 1.000 decesos desde principios de abril y por debajo de 500 desde principios de junio. Lo que significa un descenso en el promedio de víctimas fatales de casi un 90% desde su pico en enero.

Con estas cifras, EE.UU. engloba casi el 15% de muertes totales por coronavirus en todo el mundo y suma más de 33,4 millones de contagios, seguido por India, con 29,5 millones de positivos y Brasil, con 17,4 millones de casos.

La vacuna, clave para salvar vidas

La campaña de vacunación en el país norteamericano avanza a un ritmo aproximado de 1,10 millones de dosis suministradas por día. Sin embargo, esta tasa se redujo en los últimos días frente meses anteriores.

El gobierno estadounidense quiere convencer a los más jóvenes e indecisos de la importancia de inocularse para poder volver a la "normalidad" después de un año de cuarentenas y medidas restrictivas para evitar la propagación del virus. Esto incluye campañas con regalos a cambio de vacunas, desde transporte gratis a los centros de vacunación hasta un cigarrillo de marihuana, todo centrado en conseguir que la mayoría de estadounidenses reciban la inyección.

El gobierno estadounidense quiere convencer a los más jóvenes e indecisos de la importancia de inocularse para poder volver a la "normalidad".

Hasta el momento, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) más del 52% de la población recibió la primera dosis, unos 174,2 millones de personas, de las cuales casi 145 millones están totalmente inoculadas contra el virus.

El presidente Joe Biden prometió que el 70% de los adultos estadounidenses habrán recibido al menos una dosis y 160 millones estarán completamente vacunados para el 4 de julio.

En cuanto al número de contagios y hospitalizaciones por Covid-19, que también disminuyeron gracias a las vacunas aplicadas, los más jóvenes son ahora los más afectados por las nuevas cepas del virus y son los que ocupan la mayoría de las camas de los hospitales.