Este miércoles se cumplen 10 años desde el colapso de la mina San José, ubicada en la ciudad Copiapó, fecha a partir de la cual un grupo de mineros quedó atrapado durante 69 días a 750 metros de profundidad.

A las 14.30 horas del día 5 de agosto de 2010, el viejo yacimiento de oro y cobre, en el desértico norte de Chile, se vino abajo y tapó la única vía de entrada y salida, dejando sin escapatoria a 33 hombres de entre 19 y 63 años.

Si bien los primeros días habían sido dado por muertos, más de dos semanas después, una sonda pudo localizar a los individuos que seguían vivos. 

El suceso terminó siendo uno de los hechos que más atención captó alrededor de todo el mundo. Una década más tarde, los protagonistas de la historia revelaron cómo vivieron ese momento. 

Sobrevivieron únicamente con 15 latas de atún, que compartieron entre ellos: “comíamos una cucharadita cada 24 horas, luego cada 48 horas y, finalmente, cada 72 horas”, precisó Franklin Lobos, uno de los supervivientes. 

Mario Sepúlveda, uno de los mineros atrapados en las profundidades de la mina San José, contó que todos tenían la esperanza de ser rescatados. “De los 33, 33 pensaron siempre que nos iban a sacar y rescatar“, afirmó.

Los trabajadores atrapados en la mina.

El accidente en Copiapó hizo que hoy Mario tenga su museo en honor a lo ocurrido, donde se pueden observar imágenes del momento, artículos relacionados al rescate y prendas que usaba en aquel entonces.

El ex ministro de Minería, Laurence Golborne, recuerda que estaba llegando a Ecuador cuando recibió un mensaje del subsecretario de Minería, en el que se le informaba sobre el accidente en la mina San José.

Más de dos semanas después descubrieron que los mineros estaban con vida.

“Se sintió un solo estruendo y la onda expansiva que llegó (...) casi nos sacó la cabeza“, sostuvo por su parte Esteban Rojas, otro de los mineros rescatados.

“Mientras esté vivo uno, respirando, trata de luchar“, aseguró Esteban. Y Mario añadió: “Siempre pensamos que a nosotros no nos iban a dejar allá y hacíamos apuestas de cuándo ibamos a salir”.

Miguel Fortt fue una de las personas que participó en el equipo de rescate de los 33 mineros. Una inspección en el lugar del accidente y su intuición, le decían que los trabajadores aún estaban con vida.

Afortunadamente, 17 días después, en uno de los perforadores encontraron una mancha de pintura roja. La cabeza del martillo va saliendo y vemos una mancha roja, hecha con pintura. Y le digo a la persona que está al lado ‘viene una mancha, está pintado’“, indicó Golborne sobre el primer contacto entre la mina y el exterior.

Al final de esta maquinaria, apareció el conocido papel con el lema que decía “estamos bien en el refugio los 33“.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos