Un año atrás, una estadounidense fue protagonista de un hecho verdaderamente singular y extraordinario. Tina Hines, del estado de Arizona, Estados Unidos, experimentó una muerte clínica durante 27 minutos tras sufrir un repentino paro cardíaco. 

La mujer tuvo que ser reanimada cinco veces por su marido Brian y un equipo de paramédicos antes de ser trasladada al hospital. "Después de despertar milagrosamente, lo primero que hizo -incapaz de hablar porque estaba intubada- fue pedir un bolígrafo y escribir 'es real'", contó su sobrina Madie Johnson, que recientemente ha compartido esta historia en Instagram. 

"La gente en la sala preguntó '¿qué es real?', y ella respondió señalando al cielo con lágrimas en los ojos", escribió Johnson en su publicación. 

De acuerdo con Azfamily, Tina Hines relató que durante la muerte clínica que experimentó en  27 minutos "los colores eran muy vibrantes". Asimismo, añadió que vio puertas negras y a Jesús frente a ellas, y que detrás de él había un resplandor amarillo brillante.