Un miembro de la organización narco brasileña Primer Comando de la Capital (PCC), detenido en Bolivia, arrojó una granada en la cárcel y causó la muerte de dos personas, mientras que 32 sufrieron heridas. El hecho ocurrió en el penal de Mocoví, en Trinidad, departamento de Beni, donde el recluso identificado como Lucas Rosendi le tiró el explosivo a otro interno, Mauricio Solís, con quien había tenido una discusión en los días previos.

Solís murió inmediatamente después de la detonación, mientras que otro reo perdió la vida cuando era atendido en un hospital. "Tenemos información preliminar de que habría sido una granada de guerra que aparentemente habría sido enviada del penal El Abra al de Mocobí", explicó el ministro del Interior, Arturo Murillo. El funcionario tampoco descartó que la disputa entre los presos haya sido consecuencia de una guerra entre el PCC y otra banda criminal.