El caudal de votos obtenido por el centroizquierdista Sergio Fajardo, que logró el tercer lugar en las elecciones de Colombia con el 23,7% de los sufragios y triunfó en Bogotá, se convirtió en el más preciado objeto del deseo de los aspirantes al balotaje del 17 de junio, el uribista de derecha Iván Duque y el izquierdista Gustavo Petro.

Hacia dónde migrarán esos sufragios es el dilema central que se plantean los analistas, sencillamente porque esa será una clave crucial que definirá la suerte de los dos contendientes habilitados para suceder al presidente Juan Manuel Santos: Duque, que triunfó con más de 7,5 millones de votos (39,15%), y Petro, que reunió casi 4,9 millones (25,09%).

Fajardo dijo este lunes a radios locales que en los próximos días fijará su posición con vistas a la segunda vuelta, luego de que los tres partidos de la coalición que lo respaldaron determinen qué camino quieren seguir.

"Tenemos un reto político, es una situación difícil”, se limitó a señalar el ex alcalde de Medellín, citó la agencia de noticias ANSA.

Sin dar pistas de sus próximos pasos, sostuvo que “cuando uno tiene principios y actúa con ellos, siempre le dan la respuesta, aunque a veces sea difícil digerirla”.

Fajardo, candidato de la Coalición Colombia, sorprendió al derrotar a Petro en Bogotá, donde el ex guerrrillero del grupo M19 fue alcalde y se suponía que ese distrito, el más importante del país, sería su principal bastión electoral. Además a nivel nacional quedó tercero, obtuvo 1.240.799 votos en Bogotá, lo que supone el 33,77 % del total de la ciudad donde el recuento ya concluyó, según datos difundidos anoche por la Registraduría Nacional, entidad organizadora de las elecciones.

Petro, del movimiento Colombia Humana, cosechó en Bogotá 1.098.478 votos (29,9 %), y Duque, del partido Centro Democrático, fue tercero con 983.931 votos.

El izquierdista aspira a conquistar gran parte de los votos de Fajardo para descontar diferencias y derrotar a Duque en el balotaje. Persuadido de esto, también el aspirante derechista pugnará por ese caudal de votos.

En su discurso, Fajardo hizo un llamado para avanzar y cuidar a Colombia. "Tenemos muchas heridas, nosotros no queremos más violencia", sostuvo.

Además, apeló a una frase que repitió en su campaña "Ser diferentes sin ser enemigos para 0que no haya más guerra en esta Colombia", exclamó ante sus dolidos seguidores, algunos con los rostros bañados en lágrimas por la derrota sufrida por menos de dos puntos porcentuales. 

No obstante, al también ex gobernador de Antioquia no le fue bien en su tierra natal, pues Duque lo dobló en votos. Peor le fue a Petro. Sin embargo, todo voto es útil y para Petro lograr su apoyo en este departamento sería muy importante.

Hollman Morris, concejal de Bogotá y ferviente defensor de un acercamiento con la fuerza del ex guerrillero, afirmó: "Me comprometo a trabajar junto a Petro por la unidad a partir de ya, somos más los que no queremos volver a la violencia. Vamos por la unidad".

Consultado por el diario bogotano El Tiempo acerca de si esa unidad incluye acercarse a Fajardo, el edil respondió: "Naturalmente que sí. Los necesitamos para construir un país mejor".

Intelectuales como el escritor Héctor Abad, cercano a Fajardo, escribió anoche en su cuenta de Twitter: "No crean: @sergiofajardo no es el político clientelista que va a ’capitalizar’ sus cuatro millones y medio de votos pidiendo ministerios a Petro o a Duque. Su apuesta siempre ha sido por la libertad y creo que dejará a sus electores en libertad".

El candidato de la Coalición Colombia también logró quedarse con el voto independiente de Cali (más de 282.000 sufragios), y en otras ciudades como Armenia, Pereira y Manizales, donde se suponía que Duque mostraría mayor fortaleza, reseñaron el diario El Espectador y Radio Caracol.

Tras su performance, los votos de Fajardo pasaron a ser determinantes en la segunda vuelta ya que la suma automática de su cosecha y la de Petro alcanza el 48,83%, a poco más de un punto de superar la mitad del electorado necesaria para ganar el balotaje.

Si Fajardo resuelve apoyar a uno de los dos contendientes del balotaje del 17 de junio, tendría la posibilidad de exigir cambios en las posturas extremas de derecha e izquierda, sobre todo en los temas de paz, lucha anticorrupción y propuestas económicas.