Fuente de inspiración para la izquierda de América latina, la revolución cubana conmemoró este martes su 60 aniversario, confrontada a dificultades económicas y cada vez más a islada ante el avance de la derecha en la región. Santiago de Cuba, "la cuna de la revolución", acogió el acto central de las festividades en el cementerio que guarda las cenizas del padre de la revolución cubana, Fidel Castro.

El ex presidente Raúl Castro estuvo acompañado por el nuevo presidente Miguel Díaz-Canel, que lo reemplazó en abril y quien, a diferencia de los hermanos Castro, no goza de la legitimidad de haber combatido a la dictadura de Fulgencio Batista. "60 y más. Viva la Revolución Cubana, viva Cuba. Felicitaciones para el pueblo cubano en el nuevo año", tuiteó Díaz-Canel.

El presidente de los Consejos de Estado y de ministros dio la bienvenida al 2019 con un "sí a la celebración, a la alegría, a la defensa incansable de todo lo que construimos y levantamos juntos el pueblo de Cuba y su gobierno revolucionario. Feliz Año Nuevo. #Somos Cuba #SomosContinuidad".

Díaz-Canel rindió tributo a "los que en enero de 1959 pusieron fin a la larga noche de la dictadura batistiana y ganaron para Cuba el título de la Isla de la Libertad".