"El objetivo era destruir los instrumentos químicos del régimen y mostrarle a (el presidente sirio, Bashar) Al Assad que cuando se cruza la línea roja hay consecuencias", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian, en una entrevista en el canal informativo BFMTV.  Francia aseguró que el ataque realizado el viernes por la noche en Siria "alcanzó sus objetivos" y que "buena parte del arsenal químico" del país árabe fue destruido en los bombardeos.

Le Drian confió en que el gobierno sirio y sus aliados hayan "comprendido la lección" tras los bombardeos de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, y aseguró que si se produce otro ataque con armas químicas "habrá otra respuesta", informó la agencia EFE.

Dos organizaciones sirias apoyadas por Estados Unidos denunciaron que el sábado pasado hubo un ataque con armas químicas en Duma, en las afueras de Damasco. Siria y su aliado Rusia lo negaron, sin embargo el viernes, Moscú dijo que fue un montaje del Reino Unido para provocar la reacción de Estados Unidos.

Los misiles lanzados en la madrugada del sábado por Estados Unidos y sus socios europeos destruyeron bases militares sirias, horas antes del inicio de una investigación del organismo de control de armas químicas, OPAQ, para determinar si efectivamente se usaron armas químicas el 7 de abril como denunció occidente.

El gobierno francés difundió este sábado un documento con las supuestas pruebas del uso de armas químicas por parte de Siria en el que admiten que se trata de informaciones de sus servicios de inteligencia, pero que no ha habido un análisis de muestras químicas. Le Drian consideró que la misión de la OPAQ que acaba de llegar a Siria para investigar lo sucedido en Duma llega "muy tarde", aunque expresó su apoyo a la labor de la organización.