El Papa Francisco aseguró que su postura en contra del aborto no es por religión sino que lo aborda como un tema humano. "Sobre el aborto ustedes saben qué pensamos. El problema del aborto no es un problema religioso. Nosotros no estamos en contra del aborto por religión, no. Es un problema humano", sostuvo el Sumo Pontífice.

El Papa evitó referirse al tratamiento legislativo que tuvo el tema en la Argentina, que terminó rechazando su negociación. "Debe estudiarse desde la antropología. Analizar el aborto partiendo desde el hecho religioso es pasar por encima el pensamiento. Yo nunca permito que se comience a discutir donde está el problema del aborto y se comience desde el hecho religioso. Es un problema antropológico, es un problema humano", reiteró.

Homosexualidad 

Durante una conferencia de prensa y ante la consulta de un periodista sobre qué le diría a los padres que detecten orientaciones homosexuales en sus hijos menores, Francisco respondió: "Les diría, en primer lugar, que recen, que no condenen, que dialoguen, entiendan, que den espacio al hijo o a la hija. Cuando eso se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas. Otra cosa es cuando eso se manifiesta después de los 20 años" aclaró, resaltando la importancia de cada edad y su aprendizaje.  "Nunca diré que el silencio es un remedio. Ignorar a su hijo o hija con tendencias homosexuales es un defecto de paternidad o de maternidad".