El Papa lamentó este sábado que "se empieza a ver gente con hambre" a nivel mundial por la pandemia de Covid-19 y pidió rezar "por las familias que comienzan a sentir necesidad".

"En estos días, en algunas partes del mundo, se vieron consecuencias, algunas consecuencias, de la pandemia, y una de ellas es el hambre", lamentó el pontífice en la misa que celebró en la capilla de su residencia de Casa Santa Marta en el Vaticano.



"Se empieza a ver gente con hambre, porque no puede trabajar, no tenía un trabajo fijo, y por tantas circunstancias empezamos ya a ver a el después, que vendrá más tarde pero inicia ahora", reflexionó Francisco, quien desde el inicio de la pandemia se muestra "preocupado" por sus consecuencias sobre el empleo, como aseguró días atrás en una entrevista con Télam.

"Rezamos por las familias que comienzan a sentir necesidad a causa de la pandemia", agregó el Papa, horas después del histórico rezo que encabezó este viernes en la Plaza San Pedro completamente vacía para advertir al mundo que "nadie se salva solo" del alcance global del Covid-19.

En su homilía, comentando el Evangelio de hoy (Jn 7, 40-53), Francisco afirmó con fuerza que "los sacerdotes y las hermanas hacen bien en ensuciarse las manos ayudando a los pobres y a los enfermos, incluso en este tiempo. La clase sacerdotal nunca debe convertirse en una élite encerrada en un servicio religioso alejado del pueblo, nunca debe olvidar que pertenece al pueblo y servirlo".