El papa Francisco lamentó este domingo "los miedos que se concentran sobre el extranjero" y, al visitar a la comunidad católica San Egidio por su 50 aniversario, criticó los muros que se han alzado en el mundo "especialmente para los pobres". 

"El mundo hoy está a menudo habitado por el miedo. Es una enfermedad antigua: en la Biblia hay varios llamados a no tener miedo. Pero nuestro tiempo conoce grandes miedos frente a las vastas dimensiones de la globalización", apuntó el pontífice al dirigirse a la comunidad fundada en 1968 por el historiador Andrea Riccardi que asiste a la Santa Sede en temas de inmigración y mediación a nivel internacional. 

"Y los miedos se concentran a menudo sobre el que es extranjero, distinto a nosotros, como si fuese un enemigo. Y entonces nos defendemos de estas personas creyendo preservar lo que tenemos o somos", criticó Jorge Bergoglio de frente a la basílica Santa María del barrio romano de Trastevere, bajo la lluvia incesante que empapó a la capital italiana. 

Junto a los fundadores de la comunidad que se ocupa de los corredores humanitarios que han llevado "sanos y salvos" a más de 1.000 refugiados sirios desde Líbano y a más de 200 africanos, Francisco expresó que "la atmósfera del miedo puede contagiar también a los cristianos que, como aquel siervo de la parábola, esconden el don recibido, no lo comparten con otros". 

"Pensemos en los dolores del pueblo sirio, el amado y lastimado pueblo sirio, del que ustedes han acogido en Europa a sus refugiados a través de corredores humanitarios. ¿Cómo es posible que, después de las tragedias del siglo XX, se pueda todavía caer en la misma lógica absurda?", se preguntó. 

"Desde que se fundó su comunidad, el mundo se volvió global: la economía y las comunicaciones se han unificado, por así decirlo. Pero para tanta gente, especialmente pobres, se han alzado nuevos muros", criticó Bergoglio, que el 13 de marzo cumplirá cinco años como papa. 

Antes de despedirse, animó a la comunidad a "continuar junto a los niños de la periferia con las iniciativas de las escuelas y a continuar abriendo nuevos corredores humanitarios para los prófugos de la guerra y el hambre".

Fuente: Télam