El papa Francisco volvió a suspender este sábado parte de su agenda, en el tercer día consecutivo de un "leve resfrío" por el que ha restringido su actividad dentro del Vaticano.

Según informó el Vaticano, el pontífice celebró su tradicional misa matutina en la residencia de Casa Santa Marta y luego recibió a sus embajadores en Francia y en Líbano; al cardenal canadiense Marc Ouellet y al líder religioso ucraniano Sviatoslav Shevchuk.

Pero un rato más tarde pospuso las audiencias previstas "a los miembros del Grupo Internacional de Bioética y a los participantes en el Capítulo General de los Legionarios de Cristo y las Asambleas Generales de los Consagrados y Laicos del Regnum Christi", explicó el vocero papal Matteo Bruni ante la consulta de Télam.

En sus últimas presentaciones públicas se lo vio tosiendo.

Por un leve resfrío, Jorge Bergoglio mantiene su agenda a medias desde el jueves, cuando canceló un encuentro con el clero romano fuera del Vaticano. Este domingo, de todos modos, está previsto que Francisco y unos 50 miembros de la Curia inicien una semana de ejercicios espirituales en la ciudad de Ariccia, a 30 kilómetros de Roma.