Un hombre de 63 años fue condenado este lunes por matar a su mujer, quien se encontraba gravemente enferma, tras administrarle una dosis mortal de morfina.

El tribunal del distrito de Angermanland, 450 kilómetros al norte de Estocolmo, sentenció a 18 meses de prisión al hombre, quien preferió no hacer comentarios sobre la condena a la espera de su abogado.

En su fallo, el tribunal sostuvo que el hecho de que la fallecida deseara morir sirvió como atenuante.

El tribunal que juzgó al hombre que ayudó a morir a su esposa.

La jueza Lena Wahlgren afirmó que si bien la muerte intencional de alguien sigue siendo un crimen, incluso cuando la persona que desea morir lo consiente, el suicidio asistido no lo es.

La muerte de la mujer, ocurrida en marzo, no pudo ser considerada como un suicidio asistido por el tribunal, pues el hombre actuó de manera independiente. En Suecia, el homicidio imprudente suele acarrear penas de prisión entre seis y diez años.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos