Sayed Sadaat, de 49 años, ocupó el cargo de ministro de Comunicaciones durante dos años, pero de un día para el otro dejó su puesto, abandonó su país natal y emprendió un nuevo camino en búsqueda de un futuro mejor para él y su familia. Desde hace unos meses se encuentra trajando de delivery en Alemania y no esperaba ser sorprendido por periodistas locales. 

Sadaat es profesional en informática y telecomunicaciones, formó parte del Gobierno de Afganistán como ministro entre 2016 y 2018, pero dejó su cargo por discrepancias con el círculo de gobierno del expresiente Ashraf Ghani Ahmadzai, quien presentó su dimisión y salió del país luego que los Talibanes tomarán el poder en Kabul hace dos semanas. 

"Espero que otros políticos también sigan el mismo camino, trabajando con el público en lugar de simplemente esconderse", señaló en referencia a su renuncia. 

El ex ministro de Comunicaciones abandonó su país natal en diciembre de 2020, muchos antes de la situación difícil que atraviesa hoy  AfganistánEl hombre de 49 años cuenta con nacionalidad británica, pero decidió ir a Alemania para buscar un mejor futuro económico y esperaba tener un rol de "liderazgo" en su área.

En diálogo con Reuters contró que fue criticado en su casa por terminar como delivery luego de haber "servido en el gobierno" durante dos años. "No tengo nada de qué sentirme culpable", aseguró sobre su nuevo trabajo como repartidor. 

Cuando llegó a Alemania tuvo muchos inconvenientes para encontrar trabajo, pese a tener un título de ex ministro y experiencia en el área de la informática y las telecomunicaciones. Una de las barreras principales a las que se tuvo que enfrentar fue el idioma. 

"El idioma es la parte más importante", señaló Sadaat. Encontes comenzó a estudiar alemán, cursa cuatro horas en una escuela de idiomas antes de empezar con su turno vespertino de seis horas como delivery para la empresa Lieferando en la ciudad de Leipzig.

Luego de que los medios hicieran pública su historia y que esta girara por el mundo, el gerente de la empresa en la que desempeña sus labores actualmente quiere conocerlo. Según señaló el periodista Josa Mania-Schlegel, le habrían ofrecido un puesto en comunicación corporativa. Esto implica un ascenso para el hombre que decidió empezar desde cero en otro país. 

Tras sus pasos van otros miles, que por razones de público conocimiento, desear huir de  Afganistán en vuelos de evacuación u otras rutas que les permitan reencontrarse con sus compatriotas. El número de pedidos de asilo a  Alemania aumentó más del 130 por ciento luego de la caída de Kabul, según señaló la Oficina Federal de Migración y Refugiados. 

Sayed Sadaat en su rol de ministro de Comunicaciones en Afganistán.