Los primeros estudios a pacientes que lograron recuperarse de coronavirus revelaron alarmantes resultados: algunas personas muestran que quedaron con una reducción de su capacidad pulmonar que, por ejemplo, les genera problemas para respirar cuando caminan rápido.

Así lo informó el director médico del Centro de Enfermedades Infecciosas en el Hospital Princesa Margarita de Kwai Chung, Owen Tsang Tak-yin, quien contó que médicos examinaron a pacientes luego de sanar la enfermedad y al menos tres de ellos manifestaron dificultades para retomar su rutina diaria.

"Tienen dificultades para respirar cuando caminan un poco más rápido, ya que algunos pacientes pueden tener una reducción de su capacidad pulmonar de entre el 20 y 30 % después de su recuperación", explicó el médico en una conferencia de prensa ofrecida el jueves, según publicó el South China Morning Post.

De acuerdo a Tsang, las tomografías a pacientes que estuvieron infectados mostraron que tenían como "vidrio congelado" en sus pulmones, es decir que el órgano quedó dañado.

El hospital donde realizaron estudios (Gentileza South China Morning Post).

Tsang, quien también encabeza un grupo de autoridades en el manejo clínico de la infección, dijo que estos pacientes serán sometidos a pruebas para determinar cuánta función pulmonar aún tenían y así establecer el porcentaje exacto de reducción.

A pesar de estos resultados, el médico aseguró que aún falta estudiar los efectos a largo plazo, pero que una de las consencuencias podría ser la fibrosis pulmonar, un endurecimiento de los tejidos del pulmón que evita su funcionamiento adecuado.

Un posible tratamiento es realizar ejercicios, como la natación, para recuperar el funcionamiento de los pulmones, recomendó Tsang.

Hong Kong logró contener bastante el avance la enfermedad al restringir sus contactos con el resto de China y registró 131 casos confirmados, tres de los cuales resultaron fatales y 74 fueron dados de alta.