Tras la enorme preocupación que reinaba en el seno del Vaticano por la salud del papa Francisco, el test de coronavirus que se le realizó al Sumo Pontífice dio negativo, según las informaciones citadas del periódico italiano Il Messaggero.

En tanto, los portavoces del Vaticano no realizaron ningún comentario al respecto, y todo se inició cuando el Papa apareció en la audiencia del pasado miércoles ya algo resfriado y, por la tarde, celebró la misa para la imposición de la ceniza y la tradicional procesión desde la basílica de Santa Sabina a la Iglesia romana de San Anselmo, en la colina romana del Aventino.

Pero al día siguiente optó por permanecer en su Residencia de Santa Marta, en lugar de acudir a la liturgia penitencial con el clero de Roma en la basílica de San Juan de Letrán.

El viernes y el sábado, Francisco celebró la misa matutina en Santa Marta, pero canceló sus audiencias privadas previstas con participantes en un congreso en el Vaticano y miembros de los Legionarios de Cristo, entre otros.

Las imágenes del Papa tosiendo durante el rezo del Ángelus, sumado a su resfriado, elevaron los rumores sobre si estaba infectado por el coronavirus, amenaza descartada tras haber dado negativo en las pruebas.

Actualmente, el número de infectados en Italia oscilan los 1.835, dato al que se deben añadir 52 fallecidos y 149 personas ya curadas. En total, el número de personas contagiadas en el país desde la explosión pública de la epidemia, hace 12 días, supera ya las dos mil, exactamente 2.040.