En un control de rutina, la policía griega encontró a 41 migrantes afganos, entre los que había menores, ocultos en un camión refrigerado, en el norte del país. “Las condiciones eran asfixiantes y es dudoso que hubieran sobrevivido al largo trayecto”, señalaron las autoridades de Xánthi, que celebraron que el sistema de refrigeración no estuviera conectado, ya que la temperatura podría haber llegado a los 25 grados bajo cero.

En tanto, los migrantes fueron llevados hasta una comisaría cercana para su identificación. Por su parte, el conductor fue detenido y acusado de tráfico de personas.