Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, el continente europeo tuvo comenzar una reconstrucción en todo sentido: económico, territorial, político y hasta moral por parte de algunas naciones, y en el caso del Reino unido cuando todo se encaminaba a un largo proceso de paz, los crímenes de Peter Thomas Anthony Manuel hicieron que la muerte ganara páginas en los medios escoceses.

Oriundo de la ciudad estadounidense de Nueva York en 1927, Samuel (hijo de los escoceses Samuel y Bridget Manuel) sólo vivió años en aquella nación, ya que los efectos de la Gran Depresión hicieron que su familia se quedara sin trabajar y tuvieran que volver a la Escocia natal.

Peter Manuel delinquió desde pequeño (Archivo).

Afincados en la ciudad de Lanarkshore, el pequeño Peter no se destacó por ser un buen estudiante, de hecho, con sólo 10 años de edad era detenido por la policía en robos menores, y eso derivó en que sea llevado a internados de menores para mejorar su conducta pero se fugaba de cada uno de ellos, y sus fechorías no cesaron.

La casa donde vivió Peter Manuel (Archivo).

A los 14, este sujeto fue acusado de tres casos de allanamiento de y uno de daño corporal doloso cuando golpeó a un mujer con un artillo mientras dormía, provocándole una conmoción cerebral y hemorragia. Un año más tarde, agredió a otra mujer con un palo e intentó violarla y arrastrarla a un bosque pero fue edtenido por la policía escocesa, y esta serie de episodios lo llevaron a la prisión de Peterhead para cumplir nueve años.

El criminal tuvo varias entradas y salidas de la comisarías (Archivo).

A finales de 1952, Manuel recuperó su libertad e ingresó a trabajar en el British Railways aunque sólo duró dos años en el puesto cuando se conocieron sus antecedentes penales, volvió a vivir con su padres y retomó su carrera laboral al trabajar en el Scottish Gas Board hasta octubre de 1955, momento en que es declarado culpable por allanamiento de morada y volvió a la cárcel, donde estuvo hasta finales de 1957.

Peter Manuel: inicio de los crímenes

En esa época comenzó el raid criminal de Peter Manuel con la muerte de Anne Kneilands (17), quien fue atacada en el campo de golf East Killbrode (Calderwood), violada y apaleada hasta la muerte con un objeto de hierro. Meses más tarde, las nuevas víctimas fueron Marion Watt (45), Vivienee Watt (16) y Margaret Brown (41), quien fueron asesinadas a balazos en su vivienda de Burnside a manos de Manuel, aunque en principio el sospechoso al que apuntó la policía fue William (esposo de Marion), por lo que fue enviado a prisión pero liberado tiempo más tarde cuando se supo que no tuvo nada que ver con el triple homicidio.

Algunas de las víctimas de Peter Manuel (Archivo).

En las cercanías de 1958, Manuel le disparó y mató al taxista de Newcastle, Sydney Dunn (36), cuyo cuerpo fue encontrado en la zona boscosa de Northumberland, y dejó ciertas pruebas qur podrían armar el rompecabezas para dar con el ya denominado por la prensa local "Bestia de Birkenshaw".

El asesino confesó los sitios donde tiró cadáveres (Archivo).

En ese lapso de día, Isabelle Cooke (17) se fue de su casa para ir a un baile en al escuela secundaria de Uddington, pero en el camino la interceptó Manuel, quien violó, estranguló y luego enterró en un campo cercano. El 1 de enero de 1958, Peter (45), Doris (42) y Michael Smart (10) fueron masacrados a tiros con una pistola Beretta en su casa de Uddington, además de robar algunas pertenencias y comer todas las sobras que habían en la vivienda.

Los medios de la época siguieron los casos (Archivo).

Tras el hallazgo de los cuerpos de la familia, la policía escocesa intensificó la investigación para dar con el criminal, y la pista concreta tuvo lugar en una taberna de la ciudad, en la cual Manuel pagó sus tragos con billetes "frescos", ésto hizo que el dueño del bar se comunicara con los agentes por lo extraño de la situación, por eso, las autoridades policiales allanaron la casa de los Smart y dieron con los extractos bancarios del padre de la familia, situación que los llevó al banco y pudieron descubrir cuáles eran los números de serie de los billetes que la familia había retirado días atrás, situación que los depositó en la casa de Manuel, quien fue detenido por el triple crimen de los Smart y la irrupción de morada en la residencia McMunn.

Mucha gente se agolpó en el juicio (Archivo).

En mayo de 1958, el Tribunal Superior de Glasgow fue el sitio donde se llevó a cabo el juicio a Manuel, quien echó a sus abogados y decidió defenderse a sí mismo, y a pesar de que se declaró inocente en uno de los juicios más documentados de la historia escocesa, el jurado fue contundente y en sólo dos semanas tomó una determinación: fue condenado a muerte por ocho crímenes aceptados por el propio Manuel (aunque se hablan de 15 muertes), y aunque presentó una apelación, la misma no fue aceptada por la justicia y el 11 de julio de 1958, Peter Manuel fue colgado en la prisión de Barlinnie, siendo el anteúltimo criminal en ser ejecutado en Escocia (luego siguieron Anthony Miller en 1960 y Henry Burnett en 1963).

El arma que le secuestraron al criminal (Archivo).

Lo cierto, es que la comunidad escocesa volvió a respirar tras el asedio criminal de Peter Manuel, quien mató casi un tercio de todas las personas asesinadas en aquella nación entre los años 1956 y 1958.

Uno de los libros que evocaron la vida del criminal (Imagen ilustrativa).

POR G.A.