Una de las olas de calor más largas e intensas en India en décadas, con temperaturas que alcanzan los 51 grados Celsius, se cobraron hasta hasta el momento la vida de 36 personas desde su inicio en mayo, y el gobierno ha advertido que los problemas podrían continuar, ya que la llegada de las lluvias del monzón se ha retrasado.

Las altas temperaturas se volvieron particularmente más intensas en la última década, conforme se ha intensificado el cambio climático en todo el mundo, lo que provocó que la muerte de miles de personas y afectado cada vez más estados del país.

Este año, las extensas zonas del norte y el centro del país asiático tuvieron más de 50 grados promedio en los últimos días. Entre los estados más afectados están Rajastán, Madhya Pradesh, Uttar Pradesh y Maharashtra.

Anup Kumar Srivastava, un experto de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres de India, comentó que la cantidad de estados indios azotados por las olas de calor ha aumentado de nueve en 2015 a diecinueve en 2018 y que se espera que este año llegue a veintitrés.

"Este año, los días de duración de la ola de calor también se alargaron y no se trata solo de la temperatura durante el día; la temperatura durante la noche también ha sido elevada", explicó.

Srivastava afirmó que las tormentas inminentes traerán bajas temperaturas en algunas áreas, pero dijo que podrían repuntar de nuevo antes de que lleguen las lluvias del monzón.

Esta cambo pegó de lleno de las zonas más pobre del país, donde más de un centenar de pibes murieron por un brote de encefalitis en el estado de Bihar, oriente de India, dijeron el martes las autoridades.

El secretario de Salud de Bihar, Sanjay Kumar, dijo que 106 menores murieron y más de 430 otros niños de entre cuatro y 10 años estaban siendo tratados en hospitales del distrito de Muzaffarpur, 80 kilómetros (50 millas) al norte de Patna, capital del estado.

Pese a las muertes, Kumar dijo que el índice de mortalidad por encefalitis entre los menores ha bajado de 34% a 26,5% desde el año pasado.

Los menores son especialmente vulnerables a la enfermedad, que puede causar inflamación del cerebro, fiebre y vómito.

Los aldeanos se reunieron afuera del Hospital Sri Krishna Medical College, en Muzaffarpur, donde algunos de los enfermos están siendo tratados, para protestar por la visita del jefe de ministros de Bihar, a quien acusaron de solo llegar al área después de que las muertes sumaron más de 100.

Las organizaciones políticas de izquierda también manifestaron en Nueva Delhi, exigiendo que el gobierno de Bihar haga más para prevenir lo que se ha convertido en un brote anual.

"Este síndrome de encefalitis agudo es recurrente en Bihar y el gobierno no ha tomado ninguna medida. ¿Y quiénes están muriendo? Son los niños más pobres", dijo Mariam Dhawale, de la Asociación Democrática de Mujeres de Toda India.

Miles de indios contraen encefalitis, malaria, tifoidea y otras enfermedades transmitidas por mosquitos cada año durante la temporada veraniega de lluvias.