La Justicia francesa identificó como ciudadano francés nacido en Chechenia al atacante que el sábado mató a puñaladas a una persona e hirió a otras cuatro en el centro de París. En tanto, los investigadores del hecho detuvieron a sus padres, informaron fuentes judiciales.

Los investigadores detuvieron la mañana del domingo a los padres del joven, nacido en 1997 en la república norcaucásica rusa, que fue abatido por la policía después de acuchillar a los transeúntes cerca de la Ópera de París, informaron la fuentes citadas por DPA.

Según la información, el sospechoso era conocido por las fuerzas de seguridad y estaba en una lista de personas de militancia radicalizada.    


Si bien el grupo islamita radical Estado Islámico (EI) atribuyó el atentado a un "soldado" de la organización, según la agencia Amaq, su habitual órgano de propaganda, las autoridades francesas no confirmaron aún la implicación de la milicia pero la investigación quedó a cargo de la Fiscalía antiterrorista.

Estado lslámico utilizó en otras oportunidades el mecanismo de reivindicar la autoría de los ataques inspirados en su propaganda, independientemente del vínculo que mantenga con el atacante.

El sangriento hecho ocurrió la noche del sábado en los alrededores de la Ópera de París y la calle Saint-Augustin, famosa por sus bares y restaurantes, indicó la cadena BFTMV.


La radio Europe 1 informó que la víctima mortal es una mujer y que el atacante gritó "Allah Akbar" ("Alá es grande") en el momento de la agresión, una información que fue después confirmado por el Fiscal de París, Francois Molins.


Un importante dispositivo de seguridad fue desplegado en la zona del ataque, a la que acudieron ambulancias y bomberos, reportó EFE.

Este ataque ocurre en momentos en los que Francia vive bajo una constante amenaza terrorista. El último episodio de este tipo sucedió el 23 de marzo pasado en el sur del país, cuando el franco-marroquí Radouane Lakdim mató a cuatro personas en ataques perpetrados en dos localidades distintas. Desde 2015, año en que se recrudeció la violencia yihadista en el país galo, al menos 246 perdieron la vida en atentados islamistas.

Fuente: Télam