El 11 de febrero de 2015 un cohete Falcon 9 lanzó al espacio el satélite climático y de observación terrestre Deep Space Climate Observatory, de la NOAA. Esto estuvo a cargo de la compañía aeroespacial privada del magnate Elon Musk. Este lanzamiento que se convirtió en la primera misión interplanetaria de SpaceX, siendo la punta de lanza de una trayectoria repleta de hitos para la compañía.

Desde entonces, la segunda fase del cohete ha estado en órbita y todo apunta a que esta acabará estrellándose en la Luna en las próximas semanas. El cohete perdió su rumbo y chocará con la Luna a principios de marzo, ya que "no tiene combustible suficiente para regresar a la Tierra". Se cree que, el cohete impactará en la Luna el próximo 4 de marzo a una velocidad aproximada de 2,58 kilómetros por segundo.

El cohete Falcon
Imagen de el Falcon acercándose a la luna.

"El cohete no tiene ni la reserva de energía que se necesitaría para evitar la gravedad del sistema Tierra- Luna", explicó Eric Berger, un meteorólogo de los Estados Unidos experto en la materia.

 

¿Qué pasó con el cohete de Elon Musk y por qué impacta ahora? 

El cohete se quedó sin combustible hace siete años y ha estado navegando en el sistema Tierra-Luna desde entonces. Su lanzamiento fue parte de un programa del Observatorio Climático del Espacio Profundo, mejor conocido por sus siglas DSCOVR, para estudiar el planeta y el entorno del clima espacial.

Una vez que los cohetes de SpaceX cumplieron su función en dicho programa, volvieron a la Tierra. Sin embargo, este dispositivo en específico no pudo ser devuelto como SpaceX quería, por tanto, quedó en el espacio deambulando.

"Para todos aquellos que preguntan: sí, un viejo Falcon 9 que abandonó la órbita en 2015 golpeará la Luna el 4 de marzo. Es interesante, pero no es la gran cosa", dijo, por su lado, Jonathan McDowell, un astrofísico estadounidense que trabaja en el Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica.

Según McDowell, el impacto del Falcon 9 no es un gran evento, ya que no es el primer cohete en golpear el astro. A lo largo de los años, varios dispositivos de la NASA del programa Apollo golpearon la Luna y en 2009, otros cohetes impactaron en su polo sur.

El evento no será visible desde la perspectiva terrestre, dado que ocurrirá durante una fase de " Luna nueva" y ese lado del astro estará oscuro.