Un atentado suicida durante un encuentro electoral en la ciudad pakistaní de Mastung, en la provincia de Baluchistán, dejó 149 muertos y 186 heridos de gravedad. Los autores del ataque usaron entre 15 y 20 kilos de material explosivo.

El objetivo era la comitiva de Siraj Raisani, candidato a diputado provincial del partido Balochistan Awami (BAP), quien falleció en un hospital producto de las graves heridas.

El ataque fue reivindicado por el Estado Islámico (EI) y se suma a una serie de atentados contra los actos electorales y candidatos para las elecciones del 25 de julio.

El mismo día, otro estallido se produjo en la ciudad de Bannu, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, donde murieron cuatro personas y otras 39 resultaron heridas.

En este caso, el ataque estaba dirigido contra el líder del partido Jamiat Ulema Islam, Akram Khan Durrani.

El momento de la explosión