Un poderoso terremoto de 8,2 grados en la escala de Richter sacudió este viernes el sur de México, dejando al menos 32 muertos, en lo que fue calificado como el mayor sismo registrado en los últimos cien años en el país.  
 
El terremoto es el "mayor registrado en el país en los últimos 100 años", dijo el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en un mensaje televisivo momentos después del movimiento telúrico. 
 
El sismo ocurrió a las 23H49 locales del jueves (04H49 GMT del viernes) cerca de la localidad de Tonalá (Chiapas), a unos 100 km de la costa, a una profundidad de 19 km y desató una alerta de tsunami para los estados de la porción central y sur de la costa del Pacífico mexicano. Pero ésta fue levantada poco después. 

El pánico se apoderó, de norte a sur, de gran parte de los 120 millones de habitantes del país. Muchos salieron a las calles en pijamas, cargando a sus hijos o a sus mascotas.