La ministra de Administración Interna de Portugal, Constança Urbano de Sousa, presentó su renuncia, que fue aceptada por el jefe del gobierno, António Costa, después de las críticas desatadas por s. gestión de los operativos de emergencia en los incendios forestales que causaron más de un centenar de muertos en los últimos meses, se informó el miércoles oficialmente.

Costa anunció en un comunicado que la ministra le planteó su salida “en unos términos” que no podía rechazar. Urbano de Sousa se convierte así en la primera víctima política de las protestas desatadas por los incendios que han causado más de 100 muertos en tan solo cuatro meses.

En una carta, la ministra considera que, una vez concluido el período crítico de los incendios de esta  semana, que se saldaron con 41 muertos, “están agotadas todas las condiciones” para mantenerse en sus funciones.

La titular agradeció a Costa su confianza en ella, no solo en esta etapa sino también tras la primera oleada de incendios en Pedrógão Grande, y le pide que acepte su dimisión “para preservar” su “dignidad personal”, según precisó la agencia de noticias EFE.

La titular de Administración Interna estaba siendo cuestionada tanto por la opinión pública como por los distintos partidos políticos, uno de los cuales, el democristiano CDS, ya ha anunciado una moción de censura al gobierno del primer ministro Costa por esta crisis.

El martes, incluso el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, llegó a lanzar varias y duras advertencias al gobierno, en el sentido de que era urgente e impostergable actuar y “abrir un nuevo ciclo”.

En su discurso a la nación desde Oliveira do Hospital, una de las localidades más afectadas por el fuego, el jefe del Estado fue más allá al subrayar que espera que el Parlamento “soberanamente, clarifique si quiere mantener o no en funciones al Gobierno”.