Cuando tenía 17 años, Sara Kruzan fue condenada a cadena perpetua por asesinar a George Howard, el hombre que la abusó desde los 11 años y quien la explotó con fines sexuales desde los 13. Sin embargo, luego de pasar más de dos décadas tras las rejas, fue indultada por el gobernador de California, Gavin Newsom

Es que Newsom tomó tal decisión, luego que se proporcione “evidencia de que Kruzan está viviendo una vida recta” aunque “este acto de clemencia no minimiza ni perdona su conducta ni el daño que causó”, según consignó New York Times.

No obstante, desde el asesinato, Gavin Newson aseguró que ella “transformó su vida y se dedicó al servicio comunitario”.

El indulto, agregó Newsom, no minimiza su crimen o el daño que causó, pero “sí reconoce el trabajo que ha hecho desde entonces para transformarse”.

Pero el camino que transitó Kruzan, quien hoy es una exitosa escritora, no fue nada fácil. En una ocasión hasta intentó quitarse la vida. 

 

 

Cuando se realizó el juicio contra Sara en 1994, el juez consideró que la adolescente debía ser juzgada como una adulta.

Según reportes de Los Angeles Times, en su momento el juez no permitió que la defensa de Kruzan presentara pruebas sobre el abuso que sufrió la chica desde su niñez. De tal manera, fue condenada a cadena perpetua sin libertad condicional. En ese entonces, la víctima tenía 17 años. 

La condena fue muy criticada por la falta de comprensión con los sobrevivientes de abuso. En ese contexto, muchas personas salieron a las calles a protestar contra la resolución. De tal manera, se reactivó la discusión sobre el caso de Sara en 2011. Ese mismo año, se comenzó a revaluar su sentencia. Los cambios logrados fueron muy importantes.

En el 2013 el gobernador de California Jerry Brown permitió que la joven sea liberada de prisión. Recién nueve años después, Newson la indultó.

Una historia de abusos

Sara conoció a su proxeneta cuando ella tenía apenas 11 años. Ella se dirigía a su hogar, en el condado Riverside, cuando George Gilbert Howard se detuvo a su lado en un Mustang rojo y se ofreció a comprarle un helado de menta y chocolate.

En ese entonces, Sara sufría maltrato por parte de su madre, por eso, pensó que cualquier lugar era mejor que ir a casa.

Cuando tenía 13 años, el abusador de 31 años ya la había obligado a tener relaciones sexuales con 11 hombres y, además, la vendió durante mucho tiempo. 

 

Qué dijo Sara Kruzan tras ser indultada

“Nunca olvidaré lo que sucedió esa noche y lo reconoceré plenamente, pero estoy inmensamente agradecida de sentir un poco de alivio de la carga de la vergüenza y el estigma social”, dijo la víctima, en el New York Times.

En ese contexto, Kruzan se convirtió en una causa representativa para los legisladores estatales y los grupos reformistas que buscaban suavizar las duras cadenas perpetuas para quienes cometieron sus delitos cuando eran menores de edad.

Además, Kruzan, que actualmente tiene 44 años, transformó el calvario que sufrió en su niñez, en un proyecto de vida para concientizar sobre el abuso sexual infantil, una problemática que no cesa pese al paso de los años. Es que hace un tiempo publicó un libro titulado ‘Lloré para soñar otra vez: tráfico, asesinato y liberación’, en el que cuenta su historia "de abuso, en a que fue preparada y traficada con fines sexuales desde los 11 años hasta los 16 años". 

 

 

Ver comentarios