Si bien la mayoría de las movilizaciones que se realizaron en el mundo por el Día del Trabajador fueron pacíficas, en algunos países se registraron incidentes. Hubo graves disturbios y cientos de detenidos en Chile, Turquía, Francia y Puerto Rico. Durante la manifestación del 1 de Mayo convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT) francesa, grupos de manifestantes se enfrentaron con la policía y causaron daños en el centro de París. Unas 200 personas fueron detenidas.

Las fuerzas de seguridad habían extremado las precauciones y desplegado a lo largo del trayecto de la manifestación 1.500 policías y militares, pero los altercados obligaron a desviar el recorrido. Poco después del inicio de la marcha, la policía publicó en su cuenta de Twitter que había detectado a unos 1.200 individuos enmascarados y encapuchados en el puente de Austerlitz, cerca de la mitad del trayecto previsto.

Miembros de esos grupos lanzaron proyectiles contra los agentes, que respondieron con gases y cañones de agua. Un local de la cadena estadounidense McDonalds resultó dañado, así como un concesionario de coches y mobiliario urbano, entre otros.También, la policía turca detuvo a 77 personas en el marco de las protestas por el Día del Trabajador y desplegó un operativo con el que cerró numerosas calles en los alrededores de la plaza Taksim de Estambul, como medida de seguridad por las manifestaciones.

En Santiago de Chile, la marcha convocada por la Central Clasista de Trabajadores terminó también en caos. El acto de cierre de la manifestación culminó con un enfrentamiento entre un grupo de encapuchados y efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros. Por su parte, se realizó un multitudinario acto en La Habana, Cuba, por el Día del Trabajador. Unas 900.000 personas, según cifras oficiales, participaron pacíficamente de un gran desfile que recorrió la capital y que terminó frente a la Plaza de la Revolución.

Multitudinario festejo en Cuba.