El escándalo político no se toma respiro en Venezuela, donde oficialismo y oposición siguen firmes en sus convicciones y en sus deseos de imponer sus propias perspectivas. Este viernes, la Asamblea Nacional (AN) anunció que hay "nuevo presidente" y convocó a masivas movilizaciones, mientras que desde el gobierno defendieron la legitimidad de la gestión de Nicolás Maduro y repudiaron la presión regional. Por otra parte, el incendio de un galpón con material hospitalario aumentó la tensión y desde el Ejecutivo denunciaron un atentado.

La AN se reunió este viernes en un cabildo abierto en la sede de la ONU en Caracas y denunció la "usurpación" del gobierno por parte de Maduro, por lo que el titular del organismo, Juan Guaidó, se proclamó presidente interino. Tras anunciar que el cuerpo legislativo se apegará a la Constitución, agregó que asumirá "las competencias de la encargaduría de una Presidencia. Asumimos entonces la convocatoria a las Fuerzas Armadas, a la comunidad internacional, al ejercicio de los artículos de nuestra Constitución para ejercer mandato".

No obstante, reconoció que para sacar a Maduro no alcanzará con la propuesta de la AN. Para eso, requirió el apoyo popular, por lo que convocó "a una gran movilización en todos los rincones" del país para el próximo miércoles 23 de este mes.

No se achica

Pese a la avanzada opositora interna y la presión internacional, Maduro descartó cualquier posibilidad de alejarse de su cargo y aseguró que seguirá "resistiendo". "Pareciera que un grupo de muchachitos desde la oposición quiere jugar a desestabilizar", expresó el mandatario.

Luego, agregó: "Allá ellos con su show, su juego y su burla, porque se burlan de su propia gente. Acá nosotros con, nuestro trabajo, tenemos mucho trabajo por hacer, yo seguiré cumpliendo mis funciones, para las que ustedes me eligieron, con firmeza, con valentía".

Denuncia de atentado

En medio de violenta disputa verbal, el chavismo denunció ayer que un atentado fue cometido contra un depósito que almacenaba material hospitalario.

El incendio se registró en los galpones del Instituto Venezolano de Seguros Sociales, en la localidad de Guarenas, estado de Miranda, a la misma hora que se producía la jura de Maduro. Las llamas provocaron serios destrozos en los 22.000 metros cuadrados que ocupan seis depósitos, dos de los cuales perdieron absolutamente todo.

Según se indicó, en el lugar había material para equipar tres nuevos centros de salud, incluyendo tratamiento y unidades de diálisis para atender a unos 10.080 pacientes renales crónicos, además de 16 equipos de rayos X, 14 maquinas de anestesia, 54 sistemas de ventilación, tomógrafos y unidades de resucitación para recién nacidos, entre otros. También se perdió un hospital de campaña con quirófano y terapia intensiva, entre otras cosas.