La Casa Blanca confirmó que realizará pruebas "rápidas" de coronavirus a todos aquellos que deban acercarse al presidente, Donald Trump, o al vicepresidente, Mike Pence, para resguardar la salud del mandatario y su segundo.

La medida fue informada en un breve comunicado que donde se afirma que así se "busca proteger la salud del presidente y el vicepresidente del país" en el marco de la pandemia.

Trump se ha negado desde el inicio de la pandemia a realizarse un test de coronvirus.

"A partir de este viernes, cualquiera que esté o vaya a estar en contacto o cerca de cualquiera de ellos dos será sometido a una prueba de Covid-19 para evaluar su estatus, ya sea presintomático o asintomático", señaló el texto, recogido por la agencia DPA.


Con esta medida, la Casa Blanca espera limitar la posible "transmisión imperceptible" del virus, tal y como afirmó el subsecretario de prensa, Judd Deere.

La Administración comenzó a tomar la temperatura a los que se acercan a Trump desde el 14 de marzo.

Por su parte, el presidente ha aprobado este viernes el estado de desastre en New Hampshire y Arkansas ante el creciente número de casos de coronavirus registrados en el país, una cifra que ha ascendido a 261.438.

Los estados es suman así a otros 36 estados o regiones (entre ellas Guam y Puerto Rico) que se encuentran bajo el estado de desastre por la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, que ha dejado ya 6.889 fallecidos en todo Estados Unidos.

En Arkansas son ya 687 los infectados y al menos doce los fallecidos por la pandemia.