"Pistolera de San Juan de Lurigancho", declaró ante la policía.

Sin remordimientos. A la "Gatita" de Perú parece no haberle importado demasiado el doble crimen que cometió. "Estaba ebria, es como si yo no hubiera sido", declaró ante la policía. Además, prometió volver "con más fuerza".

Shirley Leslie Silva Padilla, de 22 años, conocida ahora como la "Pistolera de San Juan de Lurigancho", declaró ante la policía por el doble crimen que cometió y no mostró ningún tipo de arrepentimiento por su actuación a sangre fría.

"Me bajé de una moto y encontré a mi compañero de promoción, los dos estaban en el piso peleándose y, sin ver, agarré y le metí dos plomos y lo maté", recordó sobre el primero de los dos asesinatos, el de Diego Marticorena.

Luego se refirió al cocinero Freddy Marcas, al que ultimó de un tiro en la cabeza. "Estaba en el chifa (como llaman a los restaurantes donde sirven comida china, adaptada a las costumbres peruanas) y no me dieron pollo. El señor quería que le pague y nos encerró con llave. Saqué el arma pero no vi cuando le disparé. Sólo le disparé", dijo ante efectivos de la Policía Nacional.

En ese marco, y ante la consternación de todo el país, la joven insistió en que no era consciente de sus actos y justificó los asesinatos. "Estaba ebria, es como si yo no hubiera sido", dijo y siguió: "Todo lo hice inconscientemente".

Sin experiencia

Sus explicaciones parecen poco creíbles, presunción confirmada cuando agregó que esa fue la "primera vez" que agarraba "un fierro". Esa afirmación queda desmentida al observar que en su perfil de Facebook compartió varias fotos en las que aparecía con un arma en su mano.

Además, la misma red social fue utilizada para enviar un mensaje a sus conocidos, quienes se lamentaban por la suerte que podrían correr la Gatita y su hijo. "Gente, su gata regresará con más fuerza", prometió la joven que, según los investigadores, integraría la peligrosa banda conocida como Los Diablos de San Juan de Lurigancho.

Mientras, las autoridades peruanas evaluaron que Silva Padilla podría ser condenada a entre 25 y 30 años de cárcel por el delito de homicidio calificado, a la vez que explicaron que el tiempo que pasará tras las rejas dependerá de si tiene antecedentes o no. De cualquier forma, a la Gatita le esperan varios años a la sombra.