Por Alicia Barrios
abarrios@cronica.com.ar

En las pantallas de la Sala de Periodistas los objetivos de las cámaras seguían clavados en el balcón, pero aún no salía nadie. Habrán pasado cinco minutos, no más que eso, hasta que apareció el cardenal francés, Jean Louis Tauran: “Habemus Papam. Anuntio Nobis Gandium, Habemus Papam” (os anuncio una gran alegría, tenemos Papa), para después decir “George Marium Bergoglio”.

Allí empecé a gritar y saltar: “Sos el Papa de los humildes, de los pobres. Ganaron los buenos. Viva el Papa Francisco”, al mismo tiempo que besaba la medalla de la Virgen María que Desata los Nudos que él me había regalado. Ahí estaba “Carucha” como lo apodaron sus alumnos de la Inmaculada Concepción. Me acuerdo de cuando me enteré del cuento y coincidió con un encuentro que tuvimos en la curia.

Cuando lo vi, le dije: “Carucha, Carucha” y pensaba que se podía enojar. Me pidió que esperara un segundo para regresar con un libro, “De la edad Feliz”, de Jorge Milia, y agregó: “Acá tenés la historia de Carucha”. Carucha, en su versión de papa Francisco, saludaba desde el balcón a un mundo que lloraba y lo aclamaba emocionado. Nadie sabía quién era el papa Francisco, la mayoría de los periodistas no lo conocían y no me daban tiempo a recuperarme de la emoción porque me tapaban con micrófonos.

En una de esas, llegó de la Plaza San Pedro Hernán, mi marido, y corrí a su encuentro. Había estado a la intemperie, bajo una llovizna intermitente, sin camiseta de invierno, penetrado por el frío. “Humo bianco, humo bianco”, oyó gritar a la multitud. Había sacado 53 fotos de pinceladas blancas contra un cielo gris pizarra, que le devolvieron el aliento.

Recordó que monseñor Federico Lombardi había anunciado a la prensa: “Entre el humo blanco y el anuncio hay 50 minutos, el tiempo que lleva, de modo inexorable, la aceptación, el juramento de obediencia, el cambio de túnica, los saludos de cada uno de los cardenales al nuevo Papa”. Él había estado en la sala mandando el material a “Crónica”, pero no nos habíamos cruzado. Fue en el momento en que yo había ido con mis amigos “los locos” (así les llamaba con cariño) a la Tribuna de la Plaza Pío XIII.

Cuando volvió a San Pedro, le costó llegar hasta un lugar frente al balcón principal del Palacio Vaticano. De pronto apareció el cardenal que anunció el Habemus Papam, vio cómo las 200.000 personas festejaban. Cuando el cardenal francés Jean Louis Tauran dijo “Bergoglio”, a Hernán le retumbó el corazón como si fuera un redoblante, al mismo tiempo que decía “sí, sí, es nuestro amigo, él”, y se instaló en la experiencia de una gran luz.

“Oh, Dios, gracias, Dios mío”, gritaba con la multitud que lloraba como él, gritaba, estallaba de alegría y se fundía como si fuera producto de los efectos especiales de la mejor producción cinematográfica, un horizonte pleno de luz y gente que tenía como telón de fondo la iglesia vaticana que apareció ante su mirada con ondas celestiales, que no pudo precisar si eran producto de la emoción o del chorro de lágrimas que corrían libres, alegres mientras disparaba la Nikon. Se abrazó con un cura tailandés, con otros peregrinos y se preguntó: “¿Dónde está Alicia?”.

Cuando por los micrófonos oyó y en las pantallas vio la figura de Jorge Mario, el papa Francisco, que hablaba como habló siempre, con palabras fuertes y compromisos profundos, le pareció increíble. Después de su testimonio, me decía que cuando venía para la sala a encontrarse conmigo, pensaba en mí, su mujer, como la de la fe inquebrantable, indoblegable, “la alcahueta del cardenal”, la amiga del Papa.

Que así se le pasaron al instante el cansancio, el frío, la tensión, las sombras, las frustraciones vividas a lo largo de la vida. Renovados nos abrazamos. El mundo no era el mismo, tampoco nuestras vidas. Gracias a Dios.

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos