Una estudiante británica de 22 años fue multada con casi 7.000 libras esterlinas (unos 9.000 dólares) después de que se descubriera que había violado la cuarentena a la que estaba sometida para ir de compras, visitar a un amigo y cenar en un restaurante. Carys Ann Ingram, que debía haberse aislado en la casa de su familia en Jersey, una isla ubicada en el Canal de la Mancha que es dependencia de la corona británica, fue descubierta por una foto que publicó en Instagram mientras comía en un restaurante.

En ese momento debía estar recluida, ya que había estado cerca de un pasajero infectado en su vuelo desde que partió de Salford, Manchester, una de las áreas más afectadas por el coronavirus. Antes de ser detenida, las autoridades hicieron varios intentos para contactarla en su domicilio, pero no obtuvieron respuesta.

Cuando fue llevada ante la Justicia, la estudiante se declaró culpable de dos cargos y optó por pagar la multa en lugar de seis meses de cárcel. Los británicos que no cumplen con las reglas de las restricciones instauradas por el gobierno de Boris Johnson para contener el coronavirus enfrentan multas que pueden llegar a las 10.000 libras (12.900 dólares).

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos