Ocho hombres fueron detenidos en Marruecos el viernes por secuestrar y violar a una joven de 17 años. Además, le tatuaron cruces esvásticas en todo el cuerpo. 

La menor contó que fue secuestrada en la puerta de la casa de su tía por unos hombres que la violaron antes de encerrarla en otro domicilio. Ahí la vendieron a un grupo de entre 10 y 13 hombres.

Los secuestradores la retuvieron y la volvieron a violar varias veces. También la quemaron con cigarrillos, le tatuaron insultos y esvásticas en la piel y no le dieron de comer ni la dejaron bañarse.

Finalmente la joven fue liberada después de un mes de cautiverio. Diez de los acusados fueron detenidos, y otros dos lograron escapar.