Gerard Piqué sostuvo al final del encuentro que "cuando se vota se puede votar por sí, por no o en blanco, pero se vota. Con el franquismo no se podía votar y eso es un derecho que tenemos que defender. Soy y me siento catalán y hoy más que nunca", dijo Piqué con lágrimas en sus ojos, en una rueda de prensa ofrecida tras el partido.

El zaguero aclaró que los ciudadanos de Cataluña no son "los malos" por acudir a la elección que fue declarada ilegal por el Tribunal Constitucional de España, e igualmente rechazado por el gobierno de ese país.

También mostró incredulidad por la represión de las fuerzas policiales para impedir el sufragio: "No me lo creía. Pensaba que intentarían frenar la votación pero de forma pacífica. Al menos lo ha visto todo el  mundo". 

"Creo que esto ha empeorado las cosas muchísimo. Solo ha hecho separar más Cataluña y España, y esto va a tener consecuencias", analizó el defensor, que pudo emitir su voto antes de asistir al estadio de Barcelona para jugar por la séptima fecha de la Liga.

"Estoy muy orgulloso de Cataluña y toda su gente. Esta gente se lo merece todo y más. Cómo se han manifestado, lo pacíficos que han sido. Que lo sigan haciendo igual. Hasta hoy, hasta siempre, que sean así. Que por mucho que los inciten, que canten más alto", exhortó.