Ocurrió en esta cárcel de Brasil. (Archivo)

Una mujer intentó contrabandear baterías en una cárcel de Brasil metiéndolas en el intestino de su hija de dos años. La madre fue junto a la pequeña a visitar a un preso al penal de Junqueirópolis en Sao Paulo, pero el detector de metales se activó cuando pasó la menor.  

La nena fue trasladada a un centro médico para un examen con rayos X, en el que constataron que tenía tres baterías metálicas en su intestino. La pequeña fue al baño y logró evacuar los objetos, que pretendían ser entregados a la pareja de su madre, según informó G1. 

El delegado de la Policía Civil, Victor Biroli, dijo que los agentes investigarán ahora si se produjo un eventual caso de malos tratos hacia la pequeña o algún tipo de lesión corporal.