Francisco pidió “paz para la ciudad (Jerusalén) y para toda la Tierra Santa” y aseguró que reza para alcanzar una solución con “dos estados” para el conflicto entre Israel y Palestina.

Antes de impartir este lunes la bendición apostólica Urbi et Orbi -a la ciudad y al mundo- en la que suele reflexionar sobre los conflictos que golpean a la humanidad, Francisco subrayó así la posición de la Santa Sede opuesta al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Washington, al desglosar uno a uno los consensos internacionales sobre la posible salida para la crisis entre palestinos e israelíes.

"Recemos para que entre las partes implicadas prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo y se pueda finalmente alcanzar una solución negociada, que permita la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional”, dijo el Papa, en su quinta Navidad como pontífice, tras llamar a superar tensiones en una “tierra martirizada”.

Francisco, que la semana pasada pidió respetar el status quo de Jerusalén, aludió así a la situación de violencia que se vive entre Israel y Palestina, tras el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí por parte del presidente estadounidense Donald Trump y la promesa de trasladar la embajada norteamericana a principios de mes. 

El reclamo del Papa se suma así a una lista de intervenciones del propio pontífice y de la Santa Sede en favor de una solución de paz para la región y en contra de la decisión estadounidense a la que a última hora de ayer se sumó Guatemala, de trasladar su embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, en contra de las recomendaciones de la comunidad internacional.

Netanyahu agradeció a Guatemala la decisión tomada y pidió que “Dios bendiga” a su amigo el presidente Jimmy Morales, en declaraciones durante el encuentro semanal con el grupo parlamentario de su partido, el Likud, en la Kneset (Parlamento).

Estados Unidos también aplaudió la decisión de Guatemala de trasladar su embajada en Israel desde Tel Aviv hacia Jerusalén y la calificó de “histórica”, mientras la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), rechazó la decisión guatemalteca, informó Xavier Abu Eid, portavoz del secretario general de la organización, Saeb Erekat.

"El anuncio del presidente de Guatemala es una vergüenza y un insulto a los principios de derecho internacional, un obsequio a la violación de los derechos humanos y a las resoluciones de la ONU y un ataque hostil y directo a los derechos del pueblo palestino”, declaró Erekat.

El veterano líder de la OLP añadió que lo considera “un acto hostil y vamos a trabajar directamente con todos nuestros aliados, tanto regionales en Latinoamérica como en el resto del mundo y particularmente en el mundo árabe, para dejar claro que Palestina no aceptará esta decisión ilegal”.

El 6 de diciembre pasado, Trump rompió con una política de Estado de su país y anunció la decisión que generó festejos entre el gobierno israelí y parte de la comunidad judía y los grupos evangélicos más radicales en Estados Unidos, y gran repudio entre históricos aliados de Washington en Europa, la dirigencia palestina que reclama la parte oriental de la ciudad y todo el mundo islámico y árabe. 

El pasado 21 de diciembre, y pese a repetidas amenazas de Estados Unidos, la Asamblea General de la ONU aprobó por amplia mayoría una resolución no vinculante que rechaza el reconocimiento norteamericano. La decisión de la ONU fue respaldada por 128 votos frente a nueve en contra y 35 abstenciones.

Fuente: Télam