Una conocida periodista de la radio independiente más importante de Rusia, Eco de Moscú, fue acuchillada en la garganta por un sujeto que irrumpió en el estudio.

La mujer, de 32 años, permanece internada en coma inducido, en grave estado y luego de haber sido intervenida, mientras que el agresor resultó detenido. Todo ocurrió en la mañana del lunes, cuando Tatyana Felgenhauer, directora adjunta de la emisora y conductora de uno de los programas más populares, fue atacada por Boris Grits, de 48 años, quien ingresó a la emisora de forma premeditada y deliberada.

RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT
Boris Grits ingresó de manera deliberada a la radio y la atacó (AFP).

Grits dijo a los agentes que mantenía contacto telepático con Felgenhauer desde 2012 y que ella lo acosaba y mortificaba de esa manera.

El ataque a la conductora se inscribe en el marco de una serie de atentados ocurridos a periodistas y líderes opositores en Moscú que en su mayoría quedaron impunes, según indican los investigadores del caso.

Lo cierto es que mientras que los peritos analizan el grado de cordura del atacante, el Comité de Investigadores advierte que el ataque fue deliberado. En efecto, Grits ingresó al edificio con un aerosol con el que le arrojó gas al rostro del guardia de seguridad de la planta baja y subió luego hasta el piso 14, donde están los estudios de radio.

Según se indicó, el sujeto tiene nacionalidad rusa e israelí y había vivido en Israel desde 2003 hasta que, un mes atrás, había regresado.

RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT
Boris Grits ingresó de manera deliberada a la radio y la atacó (AFP).

Plan deliberado

“Sabía adónde iba y por quién”, aseguró el editor en jefe de la emisora, Alexei Venediktov. La radio Eco de Moscú es a menudo crítica del gobierno, por lo que ha recibido reclamos de círculos políticos y empresariales afines al presidente Vladimir Putin.

Otra popular periodista de Eco de Moscú, Yulia Latynina, huyó de Rusia el mes pasado luego de que su auto fuera incendiado, al parecer deliberadamente. “Utilizando la conexión telepática, ella (Felgenhauer) me mortificaba sexualmente. Nunca la he conocido en realidad, pero la he visto y sentido. No me la podía quitar de la cabeza”, sostuvo Grits en su primer interrogatorio.