Cinco personas resultaron heridas este sábado, entre ellas una por cornada, en el primer encierro de las fiestas de San Fermín en Pamplona, algo caótico por la dispersión de los toros y la gran cantidad de corredores. 

El herido por cornada es un español de 38 años en tanto que otro español de 40 años se encuentra grave y deberá ser operado por fracturas en las costillas y una factura abierta de tibia y peroné. Los otros tres heridos, entre ellos un canadiense de 20 años, solo presentan traumatismos leves. 

Un grupo de mujeres filmando el inicio del Festival.(AFP)

La carrera se preveía peligrosa por la lluvia que había caído poco antes sobre Pamplona, haciendo las calles más resbaladizas, y la gran afluencia de gente al caer el primer encierro en fin de semana. Además, desde el principio los toros de la ganadería Puerto de San Lorenzo se separaron, lo que siempre hace más imprevisible la carrera. 

Una de las personas heridas.(AFP)

Encierro rápido

A pesar de la dispersión de la manada, el encierro fue relativamente rápido y los animales tardaron dos minutos y 54 segundos en recorrer los 848 metros del tradicional recorrido por las estrechas calles de Pamplona. 

El encierro fue relativamente rápido.(AFP)

Las fiestas de San Fermín, del 6 al 14 de julio, son de las más famosas de España y cada año atraen a cientos de miles de turistas de todo el mundo. 

Las calles húmedas hicieron resbalar a muchas personas.(AFP)

Durante una semana, cada mañana a las cientos de 'mozos' ataviados de camisa y pantalón blancos y con un pañuelo rojo al cuello corren delante de los toros por el centro de Pamplona, después de encomendarse a la imagen de San Fermín. 

El arranque del tradicional festival.(AFP)

Cualquier persona de más de 18 años puede participar en la carrera, pero las autoridades no dejan de advertir del peligro, en una fiesta que ha dejado 16 muertos desde 1911, el último en 2009. En la edición de 2017, 64 participantes resultaron heridos, incluyendo siete corneados.