El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva acusó este sábado al juez Sergio Moro de mentir y reafirmó su inocencia, en su primer discurso tras la orden de arresto por parte del magistrado. 

"Moro mintió" en la causa que lo podría llevar este mismo sábado a la cárcel, afirmó Lula al final de una misa frente al Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo, donde el ex mandatario de izquierda (2003-2010) permanece atrincherado desde hace dos días. 

"No estoy encima de la Justicia. No habría propuesto una revolución en este país si no creyera en la Justicia. Pero creo en la Justicia justa, que se basa en elementos reales; no en un Power Point que sirvió a un fiscal para decir en la televisión que el PT es una banda delictiva y que yo era el jefe", siguió Lula, acompañado en el escenario por la ex jefa de Estado Dilma Roussef y otros referentes políticos del Partido de los Trabajadores.

"Todos ustedes serán Lula y caminarán por este país haciendo lo que hay que hacer. Mis ideas están en el aire, y no hay como detenerlas", enfatizó en su mensaje a la multitud. Emocionado, el ex mandatario debió ser atendido por una leve descompensación .

"Tuve chance de irme a Uruguay (pedir asilo político). Me decían que lo haga. Que fuera a la embajada de Bolivia, de Uruguay, de Rusia. Dije que esto no lo acepto. Voy a cumplir el mandato. No estoy escondido. Voy a presentarme en las barbas de ellos. Yo no me escondo", explicó el ex jefe de que terminó siendo llevado en andas por sus seguidores.

Muchos de los presentes, en tanto, se movilizaron para ir al aeropuerto de Congonhas, desde donde presumiblemente el ex presidente volará a Curitiba donde será detenido.