El diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana que tuvo lugar en Barbados, culminó ayer con la instalación de una "mesa de trabajo", con el fin de llegar a una solución. El gobierno de Noruega, que oficia de mediador, confirmó este jueves que "se ha instalado una mesa que trabajará de manera continua y expedita, con el fin de llegar a una solución acordada y en el marco de las posibilidades que ofrece la Constitución".

Las autoridades de ese país llamaron a las partes a tomar "la máxima precaución en sus comentarios y declaraciones respecto al proceso". Las conversaciones, celebradas entre el lunes y miércoles en Bridgetown, la capital de Barbados, resultaron "un exitoso intercambio" para "dirimir las controversias por vías constitucionales y pacíficas", afirmó el jefe de la delegación oficial y ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez. Más cauto, uno de los representantes del antichavismo en Bridgetown calificó la ronda como "regular".

Fuentes de la negociación explicaron que las partes expresaron consenso general sobre la mayoría de los seis puntos incluidos en la agenda, pero aclararon que no alcanzaron acuerdos firmes, por lo que las conversaciones continuarán. Al mismo tiempo, el presidente Maduro presentó al gurú indio y líder de la organización El Arte de Vivir, Gurudev Sri Sri Ravi Shankar, como mediador en el diálogo que intenta establecer con la oposición para superar la crisis humanitaria que está sufriendo el país. Maduro declaró: "Agradecido y complacido con la visita del líder humanitario y embajador de la paz Gurudev Sri Sri Ravi Shankar. Hombre de gran experiencia como mediador en la solución de conflictos en varios países del mundo. Sus aportes vienen a fortalecer el proceso de diálogo y paz".