En medio de la complicada situación que atraviesa Estados Unidos por el coronavirus, una maestra de primer grado, en un acto de pura bondad, visitó a una alumna de siete años luego de que se diera cuenta mediante una videollamada en la cual daba clases, que la pequeña estaba triste y distraída.

Todo comenzó cuando la docente, Katie Ricca de North Bay Haven Charter Academy, estaba enseñando lecciones a través de Zoom y notó que una de sus estudiantes, de nombre Hannah, se encontraba deprimida. 

"Ella dejó la reunión temprano, así que le envié un mensaje de texto a su madre", comentó Ricca en diálogo con la prensa el último miércoles. "Mi dulce estudiante le dijo a su madre que estaba triste pero que no sabía porqué", agregó.

Fue al día siguiente, que Ricca, quien tiene cinco hijos, decidió visitar a Hannah. La maestra fue a la casa de la estudiante en Florida, se sentó en la entrada, a casi dos metros de distancia de la estudiante, y allí le leyó un cuento y habló con ella.

“La clase de Hannah tiene una sesión de Zoom cada noche. Anoche (jueves 2 de abril) se puso muy triste y un poco apagada. Hoy su maestra vino y se quedó un rato”, escribió en Facebook Kelley Close, la madre de Hannah. “Chatearon, leyeron libros y hablaron. Esta mujer tiene cinco hijos en (su) casa y se sentó en mi entrada durante una hora para asegurarse de que Hannah estuviera bien".

La publicación de la madre en Facebook.

La madre de la nena reveló que Ricca habló con su hija sobre sus sentimientos durante la "temporada de cuarentena", y le recordó que "está bien desanimarse de vez en cuando, relajarse y llorar si es necesario"

"Ella le dijo a Hannah que a pesar de que estamos separados, todos estamos pasando por lo mismo al mismo tiempo", explicó Close.