El vicepresidente de ColombiaÓscar Naranjo dijo que la visita del Papa Francisco "marca un antes y un después en la nación" y aseguró que la multitud que ha seguido al Pontífice "muestra una nación ávida de paz".

"El mensaje del Papa marca un antes y un después en la vida de la nación colombiana", aseguró Naranjo a metros del parque en el que el Pontífice celebró misa ante más de 500.000 personas en Villavicencio, en la que asevero que la paz sin reconciliación "siempre está destinada al fracaso".

"Un antes caracterizado por un conflicto armado con miles de víctimas y ahora un momento de inflexión para creer en la esperanza y movilizarnos en busca de la reconciliación para que esa violencia quede atrás", planteó el vicepresidente.

"Estimamos que ese mensaje, que es espiritual pero que tiene un impacto práctico sobre los colombianos, llega como un bálsamo a la sociedad", agregó Naranjo.

En ese sentido, detalló que el recurrente pedido de Jorge Bergoglio para que Colombia se aleje de la tentación de la venganza "exalta el mérito que tienen las victimas".

"Las víctimas, lejos de recurrir a la venganza, recurren a la reconciliación. En el caso colombiano la inmensa mayoría de ellas nos ha dado un mandato desde que comenzó el proceso de paz: nos decían que no nos levantáramos de la mesa hasta que no hubiera acuerdo y ahora que lo logramos nos dicen que tenemos que avanzar en al edificación y la construcción de la paz teniendo la protección de la vida como eje central", planteó.

Al consultado por el "primer paso", Naranjo precisó que "ya se está dando".

"Cuando veo que hay 1.300.000 de personas que se reunieron en Bogotá y más de 500.00 acá en Villavicencio que escuchan ese mensaje veo ansiedad y una nación ávida por la reconciliación", completó.

 

Fuente: Télam