No pasó todavía una semana del trágico tiroteo ocurrido en una escuela primaria de la ciudad estadounidense de Uvale, que dejó 22 muertos contando al asesino, que las historias y situaciones que se viven tras el hecho siguen dejando a la comunidad consternada y en estado de shock.

En el ataque de Salvador Ramos (18) murieron 19 menores y dos maestras del establecimiento ubicado en el estado de Texas, con el agravante que el esposo de Irma García (una de las docentes asesinadas) falleció de un infarto a las pocas horas al enterarse la terrible noticia.

Ahora, masacre en la escuela primaria de Uvalde deja otra noticia conmovedora: la ayuda que todo Estados Unidos está dando a los cuatro hijos del matrimonio y según se supo, hasta la tarde del viernes se recaudaron casi US$ 2 millones para ayudar a los cuatro hijos que tenía la pareja.

Lo cierto, es que el sitio GoFundMe se lanzó a recaudar dinero para los cuatro hijos de los García (para el círculo íntimo, Joe falleció de amor "con el corazón roto" tras el asesinato de su amada esposa) y la respuesta de un país fue inmediata. Hasta el viernes, la recaudación de fondos había llegado a los US$1.819.500 para la familia de la pareja, cuyos hijos tienen entre 12 y 23 años.

Masacre en escuela: dolor familiar

"Extremadamente desgarrador, con un profundo dolor les digo que el esposo de mi tía Irma, Joe García, falleció debido al dolor. Realmente no tengo palabras para expresar cómo nos sentimos todos. Por favor, oren por nuestra familia. Dios tenga misericordia de nosotros. Esto no es fácil", escribió John Martinez, uno de los sobrinos de Joe e Irma García.

De acuerdo a los medios locales, la pareja se había conocido en el instituto, llevaban casados 24 años y fruto de ese amor habían nacido sus cuatro hijos.

"Dios, por favor, el esposo de mi tía falleció esta mañana debido a un ataque al corazón en su casa. Ahora está con su esposa", anunció otro de sus sobrinos. "Tenían los corazones más puros. Los amo, tía y tío. Por favor, acompáñenme en cada paso de mi camino".

Irma Garcia, de 46 años, era maestra en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas,  Estados Unidos. Allí se encontraba este martes minutos antes del mediodía, cuando el tirador Salvador Ramos irrumpió a los tiros en el establecimiento y provocó una masacre. En el episodio murieron 19 estudiantes de segundo, tercer y cuarto grado y dos maestras, en tanto, el atacante fue abatido por la Policía.

"Se sacrificó protegiendo a los niños en su aula", dijo Joe Martínez. "Mucha gente la quería, realmente la vamos a extrañar", agregó en aquel momento el joven.

Irma García murió en defensa de sus alumnos (Twitter).

La mujer llevaba 23 años en la escuela, cinco de los cuales fueron con Eva Mireles como compañera de clases. Mireles, de 44 años, fue la primera víctima fatal identificada tras el tiroteo en Texas.

"Era una persona hermosa y una maestra dedicada. Ella creía en Gabby e hizo todo lo posible para enseñarle. No hay palabras", escribió la madre de un alumno de Mireles, que se desempeñaba al frente de cuarto grado.