Un hombre en Bélgica casi se desmaya al ver la multa que le había llegado por exceso de velocidad. No tanto por el monto, sino por lo que marcaba la boleta: casi 700 kilómetros por hora.

Semejante velocidad fue registrada por una cámara de la policía en la pequeña comunidad de Quiévrain, fronteriza con Francia. De acuerdo con el registro, el Opel Astra circuló a 696 kilómetros por hora, en un lugar en el que solamente se puede ir a 50.

La boleta muestra la inverosímil velocidad registrada.

Sin poder creer lo que veía, el dueño del vehículo realizó el reclamo y, entonces, las autoridades reconocieron su error y redujeron el registro a 654 kilómetros por hora. Algo que, aún así, es imposible de comprender.

Como la víctima de esta fotomulta continuó con sus quejas, la policía admitió que se trató de un "error de codificación", ya que la velocidad real del auto fue de 60 kilómetros horarios.

Más tranquilo, el conductor decidió compartir la notificación original en las redes sociales y, en poco tiempo, fue compartida por miles de personas.