La pequeña cayó en un colchón gigante que habían puesto los bomberos. 

"No me ama" repetía la niña de 14 años que intentó suicidarse tirándose de un piso 33 de un edificio ubicado en la ciudad de Guangzhou. 

Una de sus amigas y los bomberos trataron de convencerla para que no saltara, pero la pequeña no los escuchó. 

Los especialistas en rescates no pudieron ingresar, por eso un enorme colchón inflable, esperando el salto de la niña. 

Luego de una hora de diálogo, la chica saltó y cayó en la colchoneta que había preparado los bomberos para salvarla. Aunque rebotó y se golpeó el rostro, pero no sufrió ninguna herida de gravedad.