La semana de la moda en Shanghai, China, concluyó de manera trágica. Una modelo rusa, de 14 años, terminó muerta y todas las sospechas apuntan al exceso de trabajo.

Vlada Dziuba sufrió un cuadro de meningitis que se complicó por el agotamiento que le demandó su labor, por lo que fue internada pero los médicos no lograron salvarla. Sus problemas de salud se agravaron el martes último, cuando comenzó a sentir vértigo, pero cuando se decidieron a asistirla, ya era tarde.

“Lamentamos haber perdido a un ángel”, expresó el director de la agencia china de modelos ESEE, Zheng Yi, quien también desmintió que la cantidad de horas trabajadas hayan sido las responsables del deceso de la joven.

“Trabajó 16 veces durante su estadía de dos meses en China. Tenía pausas regulares durante su trabajo”, aseguró. Sin embargo, la madre de la adolescente, Oksana, contó que su hija la llamaba y le decía que estaba “muy cansada” y que “quería dormir”.