Una desoladora noticia se conoció en las últimas horas: el actor español Antonio Ibáñez falleció luego de luchar poco más de un año contra el cáncer. El actor, modelo y pintor tenía solo 34 años realizó un último y emocionante posteo en sus redes sociales reflejando su lucha contra un Linfoma.

“He luchado con todas mis fuerzas pero no he conseguido ganar esta batalla. Tenía muchas ganas de vivir y seguir creando arte. Aun así, podréis ver, sentir y tocar mis energías más puras en todos mis cuadros. Allí os podréis perder en mi alma linda y generosa”, fueron las profundas palabras que dejó el artista con el objetivo que fueran publicadas póstumamente en sus redes sociales. El texto fue acompañado por imágenes suyas y de algunas de sus pinturas.

 

Hace muy poco tiempo, en julio del año pasado, Antonio comunicó a través de sus redes sociales que había contraído cáncer del sistema linfático: “Otra etapa en mi vida. Hace un mes, un líquido recorre mi cuerpo para curarme. También creció esa incertidumbre de la que te haces amigo; muy diferente a la que yo como actor y pintor decía que casi siempre me acompañaba”, comenzó relatando el actor. Y continuó: “Miedo, al principio. Hoy ya no lo tengo, quizás habrá algún día que sí, no lo sé... Lo que sienta, lo dejaré estar y lo abrazaré. Pasan los días y todo está más en calma, en paz... controlado, ya sé de qué va esto y a lo que me enfrento. Linfoma”, remató.

En otro de sus posteos en la red social, donde tiene más de 30 mil seguidores, contó con crudeza cómo vivió el exacto momento en que le dieron la noticia: “Me entraron unos nervios que recorrieron mi cuerpo (parecían interminables) como cuando un relámpago o trueno atraviesa el cielo. Casi me meo encima. Quimio. Las imágenes del amor de mi vida, mi mami, mi padre, mi hermana, mis amig@s, de los rodajes, pintando en el estudio, los compis de clase, castings… Me pasaron por la cabeza como si de un tráiler se tratara. No le pude dar a “Saltar Anuncio”. Apareció ese tipo de “egoísmo” de por qué a mí; supongo que normal en este proceso”.

En el mismo post, siguió contando su experiencia y plasmó en el texto fuertes reflexiones acerca de la vida, como alguien que está luchando por aferrarse a ella: “Llevaba tiempo aprendiendo a vivir en el ahora, a veces es difícil, sí, ¡pero probadlo! Todo esto me reafirma que en la vida las cosas son como son, pasan porque tienen que pasar. Las experiencias te preparan para muchas cosas; para ésta por ejemplo, no tanto!”, escribió. 

El texto siguió con un Antonio esperanzado en medio del dolor: “Estoy con más fuerza que nunca para afrontar esto y todo lo que venga ¡me encuentro muy bien! Con valentía, con una energía que se ha apoderado aún más de mi cuerpo, mente y alma. Sinceramente esto no me hacía falta para valorar todo lo que tengo, siento, quiero y disfruto en la vida. Aún así sigo aprendiendo”.

 

También se dedicaba a la pintura y publicaba imagenes de sus obras en las redes sociales (Foto: @antonibanez)

“No os toméis nada tan en serio. No dejéis el ya te llamo pa’ mañana. Ni ese café. Ni la cita que tenías hace semanas. Si sientes decir te quiero hazlo ¡Qué más da! ¡Volveros locxs por y con vuestros sueños, llevadlos al extremo! ¡Luchad por ellos! Ya sabemos que el “no” ya se tiene, pues pa’ lante y que nos quiten lo bailao’ ¡Disfrutad como si no hubiese mañana!”. “P.D. Incluid una dosis + de AMOR en to’ lo que hagáis ¡Probadlo! Ya me contaréis”, concluyó el posteo en su cuenta de Instagram, donde recibió miles de comentarios de apoyo de amigos y fans.

Un artista multifacético

A lo largo de su carrera actoral, Ibáñez participó de reconocidas series como Aída y El ministerio del tiempo. Pero su primer papel destacado fue en la ficción Arrayán, en la piel de Santiago, y luego pisaría fuerte en éxitos como La que se avecina, producciones que tuvieron repercusión tanto en Europa como en Latinoamericana. 

Antes de hacerse lugar en la televisión, Antonio trabajó como modelo de grandes marcas y era un apasionado de la pintura, oficio que practicaba con pasión: exponía sus obras en lienzos y murales a través de sus redes sociales: en uno de sus posteos, dejó en claro que el arte cumplía un rol terapéutico en su vida. En el último tiempo se lo pudo ver en el reality show de baile The Dancer.

Ver comentarios