El coronavirus terminó con la vida de un anciano, cuyo cadáver fue hallado el último lunes en las calles de Trujillo, una ciudad del noroeste de Perú. Si bien el hallazgo se produjo al mediodía, según los vecinos, el cuerpo estaba desde las 10 de la mañana tirado, pero nadie le dio importancia ya que creían que se trataba de una persona ebria.

El sujeto, que llevaba una mascarilla de tela color negra y un gorro, fue encontrado horas después de su muerte en la prolongación César Vallejo, a pocos metros del centro comercial Real Plaza. Personal médico fumigó la zona y, luego de realizarle la prueba rápida "post mortem", confirmó que la causa de su fallecimiento fue el Covid-19. 

El fallecido tenía 66 años y trabajaba en el área de limpieza hace más de 40 años, según detalló una mujer que vivía con él y con quien tenía un vínculo de hermandad.

“Desde que el gobierno dio la cuarentena, a él no lo vimos para nada. El viernes último hablé con él por teléfono y me dijo que estaba bien y que no me preocupara, hasta que me avisaron que estaba muerto en la calle”, lamentó la familiar.

El cuerpo fue entregado a sus allegados una vez tomadas todas las medidas de bioseguridad. Según fuentes policiales, el cadáver sería cremado para evitar un posible contagio de coronavirus.

Medidas en Perú por coronavirus

El gobierno de Perú decretó la inmovilización social obligatoria a nivel nacional durante el jueves y viernes próximos, cuando se celebra la Semana Santa, como parte de las medidas para combatir el avance de la epidemia del coronavirus en el país.

La decisión fue confirmada por un decreto publicado durante la noche de este lunes en un boletín especial de las normas legales, después que al mediodía fuera adelantada como una posibilidad por el presidente Martín Vizcarra.

El mandatario había señalado que se estudiaba aplicar la restricción porque el país está en el "tramo del tercio superior para llegar a la cima" de contagios del coronavirus, que actualmente alcanza 2.561 casos y 92 fallecidos.