Pese al esfuerzo, Abd El Aty no logró su objetivo de volver a caminar.

Su lucha contra la obesidad no fue suficiente para sobrevivir. Tras bajar más de 300 kilos, murió Eman Ahmed Abd El Aty, la egipcia de 37 años que había alcanzado los 500 kilogramos. Su tratamiento comenzó cuando fue trasladada con una grúa desde Egipto a la India, donde adelgazó 300 kilos. Tiempo después, la llevaron a Abu Dhabi, en Emiratos Árabes Unidos, pero fue víctima de problemas renales y cardíacos.

La paciente realizaba un tratamiento intensivo bajo la supervisión de 20 médicos y, en un primer momento, su estado había mejorado tras responder positivamente a la terapia. Su objetivo era volver a caminar. “Se rindió en su lucha contra la obesidad y en la madrugada del lunes exhaló su último aliento”, anunció en un comunicado el hospital en el que estaba.

El director del centro médico, Yasin al Shahat, destacó que la pérdida de peso no era la gran preocupación ya que, cuando ingresó, pesaba 176 kilos. En ese sentido, detalló que los médicos detectaron una disfunción grave en la válvula aórtica del corazón de la paciente, lo que desencadenó la causa de su muerte.