El exsecretario de Estado de EE.UU., Colin Powell, falleció a los 84 años por complicaciones del coronavirus. El ex funcionario tuvo un rol fundamental en el desarrollo de la política exterior estadounidense a fines de los '90 y principios del 2000.

"El general Colin L. Powell [...] murió esta mañana debido a las complicaciones del covid-19. Estaba completamente vacunado. Queremos agradecer al personal médico del Centro Médico Nacional Walter Reed por su atento tratamiento. Hemos perdido a un esposo, padre, abuelo y un gran estadounidense", confirmó su familia a través de una publicación en Facebook.

Powell fue el primer afroamericano en ocupar el puesto de jefe del Estado Mayor Conjunto, antes de convertirse en jefe de la diplomacia estadounidense durante el mandato del republicano George W. Bush (2001-2009).

El exsecretario de Estado falleció en el hospital Walter Reed, en las afueras de Washington, donde suelen ser atendidos los presidentes estadounidenses.

Un futuro presidenciable

Powell nació el 5 de abril de 1937 en Harlem, de inmigrantes jamaicanos, y creció en Nueva York, donde estudió geología. En 1958 inició su carrera militar. Primero fue enviado a Alemania y luego sirvió dos viajes en Vietnam durante la década de 1960 como asesor militar del presidente John F. Kennedy.

Tras su participación en la guerra de Vietnam, se convirtió en el primer asesor de seguridad nacional negro durante el final de la presidencia de Ronald Reagan y el primer y más joven presidente afroamericano del Estado Mayor Conjunto bajo el presidente George W Bush.

Su popularidad nacional se disparó a raíz de la victoria de la coalición liderada por Estados Unidos durante la Guerra del Golfo (1990-1991), y durante un tiempo a mediados de los años 90, fue considerado uno de los principales candidatos a convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos.

Powell sirvió como como asesor militar del presidente John F. Kennedy durante la década de 1960.

Una mancha en su reputación

Mientras fue jefe de la diplomacia estadounidense, Powell fue partidario de la intervención militar en Irak. Su intervención en el Consejo de Seguridad de la ONU en febrero de 2003 para denunciar el supuesto uso de armas de destrucción masiva por parte de las autoridades iraquíes, manchó para siempre su reputación. Sus argumentos sirvieron de base para justificar la invasión de ese país poco después.

"No puede haber ninguna duda", advirtió Powell , "de que Saddam Hussein tiene armas biológicas y la capacidad de producir rápidamente más, muchas más".

Años más tarde admitió que eso fue una marca imborrable en su reputación. "Es una mancha porque soy yo quien hizo esa exposición en nombre de Estados Unidos al mundo, y siempre será parte de mi historia", reconoció.

El ex funcionario pronunció en 2003 un recordado discurso en la ONU denunciando el supuesto uso de armas nucleares por parte de Iraq, que sirvió para iniciar la invasión a ese país.

Aunque nunca presentó una candidatura a la Casa Blanca, cuando Powell juró como secretario de Estado de Bush en 2001 se convirtió en el funcionario público negro de mayor rango, el cuarto lugar en la línea de sucesión presidencial, hasta la elección de Barack Obama como presidente.

"Creo que muestra al mundo lo que es posible en este país", expresó Powell sobre su nominación histórica durante la audiencia de confirmación en el Senado. Años después, tras el giro hacia la derecha del Partido Republicano, utilizó su capital político para ayudar a elegir a los demócratas a la Casa Blanca, sobre todo a Obama, el primer presidente negro a quien Powell apoyó en las últimas semanas de 2008.

Despedida de líderes políticos

El expresidente de Estados Unidos George W. Bush lo definió como un "gran servidor público" durante su gestión. "Colin Powell. Coraje político y clase. Saludo a mi maravilloso amigo y su liderazgo basado en principios", tuiteó Bush. Además, expresó a través de un comunicado que estaba "profundamente entristecido".

En tanto, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, lamentó el desenlace de Powell. El mundo perdió a uno de los líderes más grandes que jamás hayamos presenciado. Alma perdió a un gran esposo y la familia perdió a un padre tremendo. Y yo perdí a un tremendo amigo y mentor personal. Fue mi mentor durante varios años. Siempre tenía tiempo para mí y siempre podía acudir a él con asuntos difíciles. Siempre tuvo grandes consejos. Sin duda lo extrañaremos ".

Austin también destacó la importancia del papel de Powell como el primer secretario de Estado afroamericano. "Siento como si tuviera un agujero en mi corazón. Primer presidente afroamericano del Estado Mayor Conjunto, primer secretario de Estado afroamericano, un hombre que era respetado en todo el mundo. No es posible reemplazar a Colin Powell. Una vez más, mis pensamientos y oraciones están con la familia y estamos profunda, profundamente entristecidos de saber esto", agregó.