El tenista español  Rafael Nadal se sumó a los voluntarios que están colaborando con los servicios de emergencia en la zona afectada por las inundaciones en Sant Llorenç des Cardessar.

El número uno del mundo del ranking de la ATP,  con pala en mano y la ropa adecuada para los trabajos de retirada de barro y escombros, ha achicado agua de varias casas dañadas por la intensidad de la riada que afectó anoche a esta localidad y que ha supuesto la muerte de diez personas.

El tenista español, en plena acción.

Nadal se ha implicado en las tareas de ayuda desde el primer momento y también ha ofrecido habitaciones de su academia en Manacor a varias familias damnificadas. El deportista mallorquín, ha expresado su dolor por el alcance de la tragedia publicando varios mensajes en las redes sociales.

 

 

 

El deportista español, ha demostrado una vez más su compromiso con la gente de Mallorca, interrumpiendo los entrenamientos que realiza desde el pasado lunes tras la lesión en la rodilla derecha que le obligó a abandonar en las semifinales del US Open ante Juan Martín Del Potro para sumarse a las tareas de socorro a las víctimas del temporal.
 


Nadal vive en Manacor, su ciudad natal, a muy pocos kilómetros de la zona de desastre, y la tormenta se desencadenó pocas horas después de que su tío, Toni, presentará en la academia el nuevo formato del Campeonato de España de Tenis junto al presidente de la Real Federación Española de Tenis.

 

Esta no ha sido la única acción que ha protagonizado para ayudar a todas las víctimas de las inundaciones. También abrió su Academia en Mallorca para alojar a todos los afectados que se hayan quedado sin un lugar donde poder dormir.